TATUAJE ONCOLÓGICO

La pigmentación también juega un papel muy importante en el ámbito oncológico, ya que nos permite corregir las alteraciones estéticas que se producen tras pasar por tratamientos como la quimioterapia o la mastectomía.

 

CREACIÓN DE CEJAS Y PESTAÑAS

Una de las consecuencias de la quimioterapia, es  la pérdida de pelo y vello de cejas y pestañas, lo que afecta inevitablemente al estado anímico de la persona.

Previamente al tratamiento, y gracias a la pigmentación, crearemos una repoblación óptica de éstas, de forma que la “normalidad estética” del paciente se mantiene, evitando así el traumático cambio de imágen que puede provocar la quimio.

Que el paciente pueda verse bien, le ayudará a sentirse mejor, y le aportará beneficios emocionales muy positivos, mejorando su ánimo, autoestima y motivación para afrontar la enfermedad.

 

RECONSTRUCCIÓN DE AREOLA Y PEZÓN

Tras un cáncer de mama, son muchas las mujeres que deben pasar por una mastectomía, una intervención quirúrgica que, en el caso más extremo, extirpa la mama de manera completa (incluída la arelola y el pezón). La reconstrucción mamaria con implantes permite recuperar el volúmen del pecho, pero sigue faltando la areola, y esto hace que el aspecto sea artificial, como un trozo de carne en el que la mutilación sigue estando presente.  Esta situación les provoca ansiedad, temor y puede llegar a afectarles en la intimidad y actividades cotidianas del día a día. Es una zona muy relacionada con la feminidad, la sexualidad...y muchas mujeres no sienten que han vencido la enfermedad hasta que pueden verse en el espejo "completas".

A través de la pigmentación, creamos el complejo areola y pezón. Una combinación de técnicas artísticas y pigmentos devolverán "normalidad estética" a la zona afectada.

 

  • En caso de ausencia de una areola se toma como modelo el pecho no intervenido, para establecer los parámetros de color, forma y textura.

 

  • En el caso de ausencia de las dos areolas, se aplican estos mismos parámetros basándonos en las características morfológicas de la paciente (forma y tamaño de pecho, tonalidad de su piel...) para así obtener un resultado natural y de simetría.

 

  • Si además de los anteriores casos mencionados, el pezón no está reconstruído, lo crearemos ayudándonos de las tonalidades y técnicas adecuadas, logrando un efecto 3D que dará como resultado la apariencia óptica de un pezón real.

 

Volver a sentirse mujer, recuperar la imágen, la normalidad,la autoestima, la confianza, la sonrisa, la motivación...una cura psicológica que va mucho más allá de de una mejora estética ; la clave para empezar con fuerza una nueva etapa.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now